May
28

¿Comprar o rentar naves industriales?

Cuando las empresas comienzan con sus labores comerciales, requieren de un espacio de operación para echar a andar el negocio; muchas de las grandes industrias prefieren  comprar grandes extensiones de terrenos para construir ahí sus almacenes, fábricas, oficinas e instalaciones en general, mientras que otras empresas optan por naves industriales en renta, que les permiten obtener otras ventajas.

Naves Industriales

Hoy, en el blog de RC Calles desmenuzaremos los beneficios de comprar y rentar para que el lector pueda hacer la mejor elección.

Antes de lanzarse a comprar o alquilar una nave industrial para un negocio, debemos tomar en cuenta las particularidades de la empresa, sus actividades, el tiempo que se espera que pasará en dicha nave y tomar en cuenta estudios socio económicos para conocer la relación costo-beneficio de cada una de las opciones.

También es importante tomar en cuenta factores como la ubicación, el tipo de nave industrial, las características que presentan las instalaciones, si cuentan con almacenes u oficinas, los servicios, el tipo de contrato de renta, los créditos para comprar, entre otros aspectos.

Beneficios de rentar una nave industrial

Una compañía que recién comienza, que busca mercado para posicionarse en otra ciudad o que aún se encuentra en crecimiento puede comenzar rentando una nave industrial pues alquilar un inmueble permite a las empresas tener flexibilidad en sus operaciones, pues podrán cambiar su ubicación más adelante, de acuerdo con el crecimiento y necesidades de la empresa.

Existen grandes opciones de naves industriales en renta, algunas cuentan con oficinas, almacenes y demás infraestructura para comenzar con las operaciones laborales, por lo que las empresas no tienen que invertir en construcción o remodelaciones, si bien deben tener mayor cuidado con el equipamiento y mobiliario rentado, ya que debe reponerse si se deteriora.

Al requerir un monto de pago mensual, que suele ser menor que el de un préstamo para el pago de un inmueble, las industrias obtienen un menor flujo de caja y una inversión más pequeña, especialmente si se investiga y buscan varias opciones antes de rentar; las naves ubicadas en parques o zonas industriales suelen tener costos más accesibles, brindar un mejor entorno de trabajo y contar con todos los servicios a la mano, aunque pueden ser más costosas que otras naves ubicadas en comunidades o zonas rurales o en la periferia de las ciudades, que son más económicas.

Beneficios de comprar naves industriales

Las grandes empresas pueden beneficiarse con la compra de naves industriales ya construidas o de terrenos para construirlas; se recomienda que estas empresas las adquieran de contado o cuenten con excelentes planes de financiamiento, ya que las entidades bancarias suelen pedir garantías como propiedades inmobiliarias para prestar la cantidad de dinero que se requiere para la compra de una nave industrial.

Sin embargo, comprar naves industriales propias brinda a las empresas el beneficio de comenzar a crear activos con una inversión a largo plazo, de la que posteriormente  se puede subarrendar o vender  espacios o naves, o utilizarlas como garantía para refinanciar a la empresa cuando se necesite realizar una inversión para un mayor crecimiento.

Al comprar naves industriales las empresas deben hacerse cargo de las construcciones, mantenimiento, reparaciones y remodelaciones, sin embargo, cada peso invertido formará parte de los pasivos para beneficio de la misma empresa, contrario a la renta en la que si se realizan remodelaciones o reformas, se habrán quedado en las instalaciones al dejarlas, por lo que no forman parte de los activos, sino de los pasivos o gastos de la empresa.

¿Cómo elegir?

Antes de optar por la compra o la renta, debemos tomar en cuenta algunos aspectos:

  • El tamaño de la empresa y su evolución. Al elegir una nave industrial, debemos pensar en que el espacio sirva para el tamaño de la empresa al momento de mudarse, pero también tomar en cuenta el crecimiento potencial; las empresas pueden optar por rentar mientras se da el crecimiento y se consigue un ahorro lo suficientemente bueno para adquirir naves propias y construirlas de acuerdo a las necesidades de la industria.
  • Ubicación. Como decíamos anteriormente, algunas naves industriales se ubican en zonas rurales o en parques industriales, por lo que debemos elegir la ubicación con base en las operaciones del negocio, la logística, servicios como Internet y transporte, entre otros aspectos; cuando las cuestiones básicas no son las ideales, la renta es la mejor opción una vez más, mientras la empresa puede financiarse y prepararse para la compra en un lugar idóneo para sus operaciones.
  • Relación costo-beneficio. Basar la elección de una propiedad en función solo del precio no es lo más recomendable, en cambio debemos considerar la relación costo-beneficio, tanto para la compra como para la renta, tomando en cuenta el costo de la propiedad, su tamaño y características, si cuenta con la infraestructura que las operaciones demandan o si es necesario adaptar nuevos espacios y realizar inversiones cuantiosas. Las naves industriales con todos los servicios e instalaciones suelen ser las mejores para la renta, ya que permiten a la empresa operar sin tener que hacer nuevos gastos; además, muchas de ellas se ofrecen a la venta, por lo que la empresa puede rentar por un tiempo y después proponer un plan para comprarla.

Como hemos visto hasta ahora, ambas opciones son muy buenas y brindan ventajas a las empresas que opten por ellas.

Las naves industriales en renta son un buen comienzo para una empresa que requiera mayor flexibilidad de movimiento, pues podrá cambiar sus instalaciones en el momento en que requiera, ya sea porque su crecimiento le demande la búsqueda de instalaciones más grandes o porque la ubicación de la nave no es la mejor para sus requerimientos de transporte o de logística.

Optar por la renta también permite a las empresas reducir sus responsabilidades y gastos por mantenimiento, ya que estos le corresponden al arrendador o propietario, lo que representa un ahorro al empresario, quien tendrá que capacitar a sus trabajadores y alentarlos a cuidar las instalaciones y el equipamiento rentado, asegurándose de que se haga buen uso de ellas para poder devolverlas tal como se adquirieron, sin pagar por desperfectos ocasionados por el trabajo.

Si buscas las mejores naves industriales en renta, en RC Calles encontrarás el espacio que necesitas, excelentes ubicaciones y además asesoría inmobiliaria para garantizarte el mejor servicio. ¡Llámanos!

Responder