May
19

Crea tu propio jardín de interiores

Muchas veces el espacio reducido en nuestras casas puede hacernos pensar que es casi imposible utilizar ciertos elementos atractivos como los jardines, sin embargo, existen alternativas a este tipo de problemas, de manera creativa, podemos encontrar la forma de seguir utilizando plantas y flores para decorar nuestro hogar, como es el caso de los jardines de interiores, estos conllevan muchísimas ventajas ya que son muy personales; pueden tener el tamaño, las plantas y hierbas que quieras, hasta pueden servirte para consumir tus propias frutas y verduras.

Aunque crear un jardín de interiores no es una tarea muy fácil, si se realiza de la manera correcta puede cambiar totalmente el aspecto de tu hogar, además el cultivo y cuidado de las plantas te hará sentir bien y en continua conexión con la naturaleza, por eso te presentamos algunos consejos y consideraciones que debes de tener en cuenta antes de comenzar a crear tu propio jardín:

 

Establece que estilo quieres tener en tu jardín: Al comenzar a desarrollar tu tipo de jardín de interiores puedes guiarte por dos opciones generales: la jardinería en contenedores y la jardinería hidropónica. La primera consiste en métodos tradicionales para cultivar las plantas tales como contenedores que utilizan el suelo de jardinería o una serie de jardineras, el segundo tipo de jardín requiere cuidados más especiales, ya que utiliza agua fertilizada (inclusive con peces vivos) y un cultivo dispuesto verticalmente.

Define el espacio adecuado: Gran parte del éxito de tu jardín de interior reside en la selección del espacio que contribuya que las plantas crezcan. Una recomendación es buscar un área que tenga muchas ventanas y permita la entrada de luz solar.

Elige tus plantas: Aunque podemos pensar que la variedad de plantas para jardín de interior es más limitada que los de exterior, la realidad es que existe una gran variedad de plantas que crecen en los interiores, tales como las bayas, hierbas, flores, hortalizas y plantas decorativas.

Aunque existen muchas opciones atractivas, te recomendamos elegir tus plantas determinando cuales crecerán bien en tu jardín.

Selecciona tus contenedores: Una de las características más atractivas de cultivar plantas en interiores es la amplia variedad de opciones de contenedores que tienes para escoger. Ya sean tradicionales como las macetas u originales donde utilices botellas de plástico o jarrones antiguos. Ten en cuenta que aunque las macetas de terracota son una de las opciones más atractivas, los contenedores de plástico tienden a retener mejor la humedad.

Cuida tus plantas: Tener nuestro jardín con todas las plantas que deseamos y de la manera en la que nos parece más atractiva puede parecer que tuvimos éxito en este trabajo, sin embargo la tarea más complicada puede venir después: cuidar tu jardín y asegurarte de que este se mantenga con vida. Para lograr esto debes garantizar que tus plantas reciban cantidades regulares de luz solar y de agua, y de que la temperatura del suelo permanezca cálida (nunca por debajo de los 21°C. Si tus plantas crecen demasiados debes asegurarte de trasladarlas a macetas más grandes o de dividirlas para obtener más plantas, estás te pueden servir como un regalo para tu familia o amigos.

Consejos:

-Aunque es una tentación abarrotar tu jardín, te recomendamos limitar la cantidad de plantas que utilizas en él, dado que la mayoría de los jardines de interiores son pequeños, reserva suficiente espacio para cada planta y recorta el crecimiento excesivo cuando lo creas conveniente.

-Busca plantas que sean resistentes a las enfermedades, selecciona las que creas convenientes, y las que mantenga tu jardín en buen estado.

-Si comienzas a notas signos de moho o enfermedad en tus plantas es mejor cortar las hojas infectadas o desechar la planta, pues aunque esto no lo ideal, podemos prevenir que la enfermedad se propague y que el jardín se dañe.

-Utiliza aceite de nim para evitar este tipo de plagas, este aceite es de origen vegetal y es extraído de árboles de nim, y matan hongos, virus y bacterias gracias a sus productos químicos naturales (similares al estrógeno), además hacen que las plantas sean menos propensas a obtener plagas.

-Evita elegir un área que se encuentre cerca de una salida de aire o de un ventilador, ya que estos pueden secar tus plantas y causarles daño, además también es recomendable evitar las habitaciones con temperaturas frías (como las cocheras o los áticos) ya que el frío puede matar o retardar el crecimiento de tus plantas.

Responder